Entrevista con Raúl Mujica

(Cutzi L. M. Quezada)

En el marco de la FILEC 2016, realizada en Puebla, nos dimos a la tarea de entablar conversación con el Dr. Raúl Mujica, con quien charlamos acerca del funcionamiento de esta peculiar iniciativa.

LIJ Ibero: ¿Cómo es que surge el interés de crear una feria del libro para divulgar tanto la ciencia como la literatura en Puebla?
RM- Había ya colaboración entre el INAOE y el Consejo Puebla de Lectura en varias actividades. La más fuerte fue el proceso de la selección de libros de la Biblioteca de Aula. En ese proceso empecé a juntar a todos mis colaboradores divulgadores de la ciencia, no sólo del INAOE sino de la UTLA, de la UAP, y por parte del Consejo se convocaba a la parte de literatura. Entonces, se empezó a hacer un grupo y a hacer cosas. Después de eso, empezamos con talleres de divulgación para niños en la biblioteca del Consejo. De ahí fueron creciendo cosas. Un amigo, Omar López, dijo éste sería un buen sitio para una feria. Había realmente la necesidad de buscar actividades que de alguna manera pudiesen conseguir fondos para la supervivencia del Consejo Puebla y nosotros queríamos que la gente se acercara a la ciencia. Entonces, pensamos que una feria nos serviría a los dos, al Consejo y al INAOE. De ahí surge, de este trabajo entre INAOE y Consejo Puebla con proyectos sencillos y hemos acabado con esto: la FILEC.

LIJ Ibero: ¿Por qué se eligió como sede al INAOE?
RM- Aunque parezca fortuito yo creo que tenía sentido invitar a mucha gente a este espacio. El Consejo no tenía un espacio para feria, no queríamos rentar, no podíamos rentar. Pensábamos que era muy original hacer una feria de libro en un instituto de investigación a pesar de que no tiene las condiciones del terreno para hacerla. Tenemos que hacer muchas instalaciones.

LIJ Ibero: ¿De qué manera ha repercutido la FILEC en la sociedad poblana? ¿Se han logrado los objetivos planteados desde un inicio?
RM- Ya te platiqué un poco de los objetivos iniciales de promover la lectura y hacer divulgación científica. También, teníamos la idea de que algo podíamos hacer para apoyar a la supervivencia del Consejo que no se dio. Fue una sorpresa la primera FILEC porque esperábamos tres mil. Llegaron como 17 mil personas. Esto no refleja que sea la idea más impresionante del universo hacer una feria en un observatorio. Lo que refleja es la necesidad que tiene la sociedad en nuestra región de actividades, espacios, como éste donde puedan a cercarse a todo esto que promueve la literatura y la ciencia.

LIJ Ibero: ¿Qué obstáculos encuentra cada año la FILEC para lograr su propósito? ¿Cómo ha logrado permanecer estos 9 años?
RM- De puro milagro. Una broma que hago cada vez que anunciamos la FILEC es que la I no es de internacional sino de incertidumbre porque terminamos esta feria y comenzamos a pensar en la que sigue pero no estamos seguros de que se vaya a hacer. Depende de muchas instituciones. Aunque el INAOE es el que contribuye de manera más importante y el agente del Consejo, como asociación civil, tiene también un trabajo muy importante con eso no la hacemos. Necesitamos de otras instituciones.
Afortunadamente, hay muchas asociaciones de la sociedad civil que nos apoyan, además de instituciones como la UAP y la UTLA. Muchas se suman con un poco. Nos apoya Secretaria de Cultura con los grupos, nosotros pagamos todos los viáticos. Nos apoya en Consejo Estatal para la Cultura y las Artes con el centro de lectura: ellos ponen todo, nosotros pagamos la comida de la gente que viene a atenderlo. Hay editoriales que mandan a sus escritores. Hay escuelas que nos mandan a sus chavos y ponen sus talleres. Entonces, es una cosa bastante extraña pero creo que eso es lo que le da a la FILEC un toque particular que se nota y que la gente que viene aquí se suma.

LIJ Ibero: Son pocos los espacios para fomentar la lectura de textos de divulgación científica. Si es difícil encontrar espacios de promoción a la lectura literaria todavía es más difícil los de divulgación científica ¿A qué cree que se deba esto? ¿Cómo se pueden generar más espacios?
RM- Nosotros intentamos generar esos espacios en todos lados a donde vamos. Tratamos de crear alianzas con la parte artística. Tratamos de acercarnos a los espacios que ellos ya han abierto. Muchas Asociaciones Civiles nos invitan a las comunidades donde están trabajando. Vamos y contribuimos con nuestros telescopios, con nuestros científicos, nuestros talleres de divulgación científica.
¿Qué se debería hacer? Justamente se debería dar más importancia a la divulgación del conocimiento científico y a la promoción de la lectura. Eso más o menos lo hacen pero en la parte de ciencia es todavía algo que les resulta ajeno. No ven que las soluciones de muchos problemas que tenemos en este país tienen que venir a través de la ciencia y para eso necesitas científicos, y mecanismos para promover la ciencia entre esos muchachos.

LIJ Ibero: ¿La lectura de ciencia realmente es para todos? ¿De qué depende? ¿A qué edad se puede empezar este tipo de lectura?
RM- Esa es otra cosa que nos hace falta en otro país, promover la escritura de textos de divulgación científica para todos los niveles. Hay muy buenas colecciones como La ciencia para todos pero que es como para prepa en adelante y algunos libros hasta más adelante. Recientemente es que se han estado buscando textos de divulgación científica para niños pero que no se llaman así. Se llaman acercamiento a cierto tema porque tenemos miedo de darle a un niño de preescolar algo que diga ciencia. No entiendo por qué. Tendría que estar ahí. Todo en nuestro mundo es ciencia. Entonces, tendríamos que decirle que ahí también hay ciencia, cuando exploran sus juguetes, los sabores, los colores, eso es ciencia.

LIJ Ibero: ¿Qué beneficio tiene la lectura de ciencia para los niños y los jóvenes?
RM- Más que buscar la parte de utilidad o el fin de la lectura creo que deberíamos promover la lectura por sí misma para que la gente que lee encuentre lo que quiere. Entonces, si les poneos la lectura de manera general ellos van a decir estos que parece como de fuerza, gravedad, lentes, estrellas me gusta a mí. Así tenemos un científico. Pero igual puedes decir aquí hay unas historias súper chidas donde viajan en el tiempo. A esa persona le gusta más la ciencia ficción. Hay que mover la lectura como tal, como lectura sin ver cuál es la utilidad futura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s