Guía práctica para acercarse al manga: Parte 2

(Áurea Esquivel)

¿Qué géneros existen en manga?

Para comenzar esta segunda parte, primero veamos uno de los directorios de una de las páginas más conocidas a nivel internacional de lectura en línea (porque, fuera de Japón, estos sitios ofrecen la forma más rápida y sencilla de acceder a los mangas): MangaFox.

Diapositiva4

Algunos géneros específicos del manga[1]

Como verán, los criterios de búsqueda rápida abarcan el orden alfabético, la popularidad, el puntaje dado por los usuarios y por últimas actualizaciones. Para búsquedas más específicas, se emplea el género, el año original de publicación y el estatus (es decir, si ya está terminado o si continúa).

Ahora sí, el género es determinado, en primer lugar, por el público al que se dirige: para niños (kodomo), para chicas (shoujo), para chicos (shounen), para mujeres jóvenes (josei) y para hombres jóvenes (seinen); después, por los temas o motivos, los cuales pueden intersectarse sin que ello suponga contradicciones.

Diapositiva5

Para entender cómo se suman los diferentes motivos al momento de crear y leer historias

Por ejemplo, un manga shoujo suele definirse por la presencia del romance o la ternura y de los trazos alargados, suaves y estilizados (el género también determina el tipo de dibujo), pero también es usual que gire en torno a la vida escolar, en la cual se juntan situaciones tanto dramáticas (muchas veces, en el sentido más telenovelesco de la palabra) como cómicas. De esta manera, podemos encontrar historias como la de Tsubaki-chou Lonely Planet, de Yamamori Mika (como en Japón, se enuncia primero el apellido y luego el nombre):

Diapositiva6

Sin embargo, no es extraño que los géneros sean llevados al límite y se ponga a prueba “lo que le corresponde” leer a cada sector: mangas shoujo donde se hable de relaciones afectivas más allá del romance, mangas shounen que muestran personajes femeninos en su complejidad humana y no como adornos sexuales, mangas seinen que exploran las experiencias de vida y aprendizaje de niños…

Ahora bien, los sitios de lectura en línea ofrecen un panorama muy particular en términos de distribución cultural: por un lado, porque es más rápido, fácil y barato que comprarlos en formato físico (porque, básicamente, se trata de piratería); pero por otro, es claro que los procesos de producción, licencias, traducción y distribución legal son incapaces de seguir el paso de la demanda, de manera que los mismos lectores se han encargado de comprar los mangas, de escanearlos, “limpiarlos” de la escritura original e insertar los textos traducidos para después subirlos a blogs, foros, cuentas de Tumblr u otras páginas de acceso gratuito. Por supuesto, la calidad de los trabajos es variada; desde los más descuidados y literales hasta los que hacen gala de trabajo crítico (pues hay quienes incluyen anotaciones sobre las decisiones de traducción, explican referentes culturales e incluso recuperan otros textos mencionados en el manga para que el lector los conozca de primera mano). Con todo, esto no significa necesariamente el detrimento de lo impreso, ya que, si las historias fascinan, los lectores van a comprar los mangas.

[1] Doujinshi (manga aficionado, escrito y dibujado por fans), Ecchi (en referencia a lo “Hentai”, lo ‘pervertido’), Gender Bender (ambigüedad de género, presencia de transgéneros o transexuales), Harem (el protagonista tienen una amplia variedad de opciones románticas; cuando la protagonista es chica y los interesados son chicos, se conoce como reverse harem), Mecha (robots gigantes), One Shot (historias de un solo capítulo), Shoujo-ai (relaciones románticas entre chicas), Shounen-ai (relaciones románticas entre chicos), Smut (presencia de sexo explícito), Yaoi (relaciones sexuales entre jóvenes y/u hombres), Yuri (relaciones sexuales entre jóvenes y/o mujeres).

***

Áurea Esquivel (México, 1987) es licenciada en Letras Hispánicas por la UNAM y estudiante de maestría en Letras Modernas (Universidad Iberoamericana). Sus principales intereses y líneas de investigación son la literatura infantil y juvenil, la teoría literaria, los cómics, el manga, las series de televisión y los videojuegos. Colabora en el proyecto Espacio LIJ (Biblioteca Vasconcelos) y forma parte del equipo de Linternas y Bosques para la elaboración del Manifiesto “Soy joven, soy lector”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s