No todos los orfanatos son como pensamos: Mi Vida de Calabacín

(Cutzi L. M. Quezada)

Generalmente nos imaginamos a los orfanatos como lugares oscuros, casi cárceles, donde los niños sienten con mayor fuerza el abandono de sus padres. Son lugares sombríos y todos buscan salir de ahí. En la visión de Claude Barras, director de la película La vida de Calabacín (en francés, Ma vie de Courgette), los orfanatos son para los niños un refugio de sus padres alcohólicos, drogadictos, abusivos y de otros casos. La película presenta una particular mirada de la orfandad contemporánea pero con el elemento esencial de la esperanza.

autobiographie-d-une-courgette-453149

Este largometraje se presentó en el Festival de Cine de Cannes 2016 y fue nominada a Mejor Película de Animación en los Premios Globo de Oro y a los 89º Premios Oscar. Para su realización se crearon a mano 54 marionetas y decorados en plastilina con la técnica artesanal stop-motion. Basada en la novela Autobiographie d’une courgette de Gilles Paris (1959, Suresnes, Francia), Barras nos narra con sutileza la realidad de muchos niños que buscan alejarse de sus padres problemáticos y encuentran en la amistad a su verdadera familia.

la-vida-carbasso-big

En el film vemos cómo Calabacín, tras la muerte de su madre alcohólica, ingresa a un orfanato donde conoce a sus amigos: Camille que presenció el asesinato de su madre y luego el suicidio de su padre; Bea, hija de migrantes ilegales deportados mientras ella estaba en la escuela; Jujube cuya madre sufre de una enfermedad mental; Alice con timidez extrema a causa de los abusos físicos de su padre; Ahmed, de origen árabe cuyo padre está en prisión acusado de robo; y Simón, apartado de sus padres drogadictos por el Estado.

La-vida-de-Calabacin-critica

En sus aventuras Calabacín, también, conoce a Raymond, un policía que le brinda una figura paterna y se convertirá en su esperanza de vida. Además, los educadores del orfanato se alejan del tópico de personajes crueles. Son, en cambio, adultos que escuchan los intereses de los niños por encima de todo, incluso de tías abusivas que buscan sólo el subsidio económico por cuidar a un niño huérfano como es el caso de Camille.

***

Cutzi L. M. Quezada estudió Letras Iberoamericanas (UCSJ), el Máster en Didáctica de una Lengua Extranjera y la Maestría en Literatura Comparada (ambas en la Università Ca’Foscari di Venezia). Actualmente, en la UIA realiza una investigación de doctorado sobre el libro álbum, coordina el Blog ReLIJ-Ibero y el Diplomado en LIJ. Además, es mediadora de la sala de lectura Rayuela de Letras (PNSL, Secretaria de Cultura) y escribe en rayueladeletrasblog.wordpress.com sobre fomento a la lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s